Los programas de educación superior de ciclos cortos, como las carreras técnicas, pueden ser muy eficaces para impulsar el empleo y la recuperación económica en Latinoamérica y el Caribe, muy golpeada por la pandemia de covid-19.

Las tecnicaturas, generalmente de dos o tres años de duración y orientadas al mercado de trabajo, ofrecen salidas laborales relativamente rápidas y bien remuneradas. Por eso, pueden contribuir a generar el capital humano necesario para superar la crisis económica sin precedentes que provocó la pandemia de covid-19.

Esto se vuelve especialmente urgente ante la necesidad de inserción laboral de millones de personas empujadas a la pobreza por la pandemia. Se destacaron las ventajas de este tipo de formación superior. Los graduados de programas técnicos ganan en promedio regional hasta un 60 % más que los graduados de bachillerato sin ninguna educación superior. Y ganan en promedio regional un 25 % más que quienes abandonan una carrera universitaria.  Además, registran menores tasas de desempleo y de empleo informal.

A pesar de estos beneficios, la proporción de estudiantes en educación superior matriculados en carreras técnicas es de 9 % en promedio en América Latina y el Caribe, mucho más bajo que en otras regiones del mundo.
Sin embargo, tres países latinoamericanos con alta proporción de estudiantes matriculados en carreras técnicas son Colombia, Perú  y Chile.

Un reto para los países de Latinoamérica y el Caribe es encontrar los recursos para poner en marcha carreras técnicas útiles para su desarrollo. En una época de restricciones fiscales sumamente serias, lo más probable es que los países no tengan recursos públicos adicionales para financiar este tipo de formación.  Deberán entonces usar mejor los recursos que ya existen. Más aún, los graduados de programas cortos obtienen mejores resultados laborales que las personas que comienzan y no terminan un programa universitario.

Se sugirió aumentar los recursos públicos, por ley, por ejemplo, en épocas de recesión, cuando los trabajadores pierden empleos y necesitan adquirir nuevas competencias.

Sin embargo, es fundamental apelar a recursos privados, y señaló los préstamos contingentes al ingreso, que los estudiantes pueden devolver a medida que puedan cuando consigan trabajo.

Si le intereso este contenido compártalo con sus colaboradores y haz clic aquí para conocer nuestros servicios.

Servicio al cliente

Servicio al cliente

Solicite un asesor