Al buscar un nuevo empleo deseamos que nos llamen de alguna empresa para poder iniciar el proceso de selección, esto ocurre en el momento en el cual el reclutador ha manifestado un interés en nuestro perfil al ver la hoja de vida.

Luego, el reclutador genera ese primer contacto con nosotros, bien sea por medio de una llamada o de un mensaje. La actitud y disposición con la que se recibe este primer contacto es clave.

Por esto es importante saber que no solo se evalúa al profesional desde sus conocimientos técnicos y su experiencia práctica, sino que también se evalúan competencias, las cuales se empiezan a evidenciar desde el primer contacto.

Es por eso que la actitud y disposición con la que se generen los contactos durante los procesos de selección es determinante. Se debe generar un contacto amable, respetuoso y profesional a lo largo del proceso. Manifestar claramente si se tiene interés en el proceso o si la vacante no cumple con las expectativas que tenemos.
Si realmente te interesa la vacante debes manifestar una actitud de interés por la compañía, por el cargo y por el reto que te están ofertando. También debes demostrar una disposición de apertura para asumir el cambio de una compañía a otra o de asumir ese nuevo cargo.

Si en definitiva no tienes interés en el cargo debes ser honesto y, en este caso, hacerlo de una forma amable y cordial, esto permitirá que el reclutador tenga en cuenta tu perfil para un futuro reto de ser posible. La actitud con la que le dices sí o no a un proceso de selección será determinante en los posibles contactos futuros.

Recuerda tener en cuenta aspectos como la puntualidad, la formalidad en tu vestimenta y mostrar las ganas de aprender, ya que también son fundamentales en el proceso de selección.

Si le intereso este contenido compártalo con sus colaboradores y haz clic aquí para conocer nuestros servicios.

Servicio al cliente

Servicio al cliente

Solicite un asesor