Ser eficiente no significa –directamente- ser ‘multitasking’, hacer miles de cosas a la vez o trabajar de más. Cuando eres eficiente en tu trabajo es porque le das adecuado inicio y fin a tus labores o actividades en el menor tiempo posible.

¿Conoces la palabra ‘procrastinar’? Es precisamente aplazar las cosas por realizar. No terminar de hacer algo ocupará tu mente y no podrás enfocarte en otros asuntos por concluir posteriormente, ya que se acumularán cada vez más.

Por ello, compartimos cuatro claves para que mejores tu eficiencia laboral; mismo, podrás tener más espacio para hacer otras cosas, cumplir con diligencias personales, pasar tiempo en familia y descansar de verdad.

Empieza por establecer metas

Procura tener claros y definidos tus objetivos, así evitarás cambiarlos constantemente y obtendrás mejores resultados. Para ello, organiza tus ideas, fija una meta real y alcanzable y traza un plan de acción.
Por ejemplo, puedes definir por horas o momentos del día las tareas por cumplir. Prioriza lo más ‘difícil’. Utiliza recordatorios o alarmas para definir plazos y no olvidar las entregas.
Por otra parte, si trabajas en una empresa es fundamental que sepas cuál es el propósito, funciones y los resultados que se esperan de tu cargo. Una vez clara esta información, es más fácil que tus acciones estén dirigidas en la dirección adecuada.

Procura realizar una actividad a la vez

Muchas funciones requerirán de toda tu atención. Puede que si inicias muchas tareas a la vez no termines de realizarlas realmente, simplemente puedes estar más ocupado y tu distribución del tiempo se limitará.
Haz solo una actividad al tiempo y pasa a la siguiente cuando termines. Este es una pauta muy valiosa para que puedas concentrarte mejor y trabajar un poco más rápido.

Utiliza listas para tener claras tus actividades y ‘librar’ tu atención

Organizarte con una lista de actividades pendientes es una excelente manera para que las concluyas y entregues en los tiempos pactados. Una lista también te ayudará a no depender de tu memoria y olvidar las cosas.
Si consideras esta opción, puedes hacerlo de la manera tradicional: con cuaderno y lápiz o ‘sticky notes’; también puedes recurrir a agendas o calendarios digitales en tu móvil, computador o correo electrónico.

¡Anotar todo es la clave!

Maneja toda la información por escrito.
Los datos orales se olvidan, confunden y tergiversan, aunque esa no sea la intención de la persona que lo haga. Aunque este punto parezca bastante simple, un buen manejo de la información, que no permita cambios accidentales o malintencionados en ella, puede ahorrarte muchas dificultades.

Escucha música que no te distraiga

Sabemos que escuchar la música de moda o tu preferida puede ser una forma de sobrellevar tu jornada laboral, así como animarte a realizar tus tareas. Sin embargo, algunas canciones te pueden desconcentrar, sobre todo aquellas que son pegadizas o te ‘obligan’ sí o sí a seguir la letra.
Por tal razón, es recomendable escuchar música instrumental, ya sea de videojuegos o películas, eso sí, sin voz y en una lista de reproducción.
Si decides escuchar la música o la radio desde el celular, evita estar mirándolo constantemente o responder mensajes que no requieren de urgencia y pueden ser atendidos después. Lo mismo sucede con las redes sociales, mientras no sean necesarias para tus labores, déjalas de lado mientras realices tareas importantes.

Si le intereso este contenido compártalo con sus colaboradores y haz clic aquí para conocer nuestros servicios.

Servicio al cliente

Servicio al cliente

Solicite un asesor